El indignante trato de un encargado de restaurante a una cliente: «y se pone a pintarme con su boli»

En esta página ya os hemos hablado en muchas ocasiones de algunas de las cosas terribles que pasan en el sector de la hostelería. Y es que este sector, a pesar de ser uno de los más grandes e importantes de nuestro país, también es uno de los que más irregularidades presentan… y hoy estamos ante una de esas situaciones.

Como siempre para enterarse bien de todos estos casos, lo mejor es acudir a la cuenta de Twitter @SoyCamarero, encargada de dar voz a algunas de las denuncias y anécdotas que se dan en el mundo de los bares y restaurantes de nuestro país.

Si te interesa: Muestra el «menú infantil» que encontró en un restaurante y la gente no da crédito: «¿cómo se come eso?»

En esta ocasión, para variar, el culpable de lo ocurrido no es el hostelero, sino el encargado de sala del establecimiento. Según relata una clienta en su crítica al restaurante, el empleado se le acercó a la mesa y comenzó a criticar sus tatuajes.

Al parecer, le dijo que eso era cosa de «legionarios y presidiarios» y, tras haberla insultado, se le acercó para tomarle nota y le hizo una pintada con su bolígrafo en la zona del hombro, ‘bromeando’ con que «si quería otro tatuaje». Esto, evidentemente, incomodó muchísimo a la mujer.

«Acto seguido cuando vino a tomarnos nota, me dice que si no quiero otro tatuaje y se pone a pintarme con su boli en el hombro”, relata antes de mostrar su perplejidad con lo ocurrido: “No sé que confianzas son esas”.

La descontenta cliente también reveló que el encargado «trató fatal» a una camarera «llamándola incluso inútil en medio de la sala con todos los comensales mirando». Y finaliza su crítica con un «el servicio en definitiva pésimo».

A pesar de que no se puede apreciar en la captura el nombre del restaurante, la clienta lo acabó puntuando con una sola estrella sobre cinco en Google. No sabemos si el restaurante en cuestión ha tomado algún tipo de medida al respecto.

El post de Soy Camarero, en este preciso momento, acumula más de 130.000 reproducciones y más de 1.300 ‘me gusta’. En los comentarios podemos ver que, en general, todo el mundo está de acuerdo en que la actitud del encargado está completamente fuera de lugar: «Se llama a la policía y se le denuncia allí mismo», «Me intenta pintar a mí y acabamos en las noticias» o «soy la pava y se traga el boli» son solo algunas de las reacciones que se han podido leer.

Y es que parece que hay bastante consenso en que un camarero, por ‘simpático’ que sea, no puede tomarse este tipo de libertades con nadie. Una situación así, de hecho, podría ser motivo de denunciar por parte de la clienta, pero suponemos que la cosa no llegará a más.

Por último, esperamos que este erizo te alegre el día:

error: