Te explicamos qué es el ‘curving’ y por qué es peor que el ‘ghosting’

Mantener una relación con otra persona siempre ha sido algo, como mínimo, complejo. Y cuando se trata de una relación sentimental, la cosa se puede complicar todavía más. Cuando el amor empieza, puede que todo esté un poco más encaminado… pero cuando se acaba, surgen los problemas. Y es que, cuando se trata de dejarlo con una persona, de decirle que ya no queremos continuar por el mismo camino (sea una relación larga o a alguien que acabamos de conocer), debemos ser asertivos y conscientes de que podemos herir a alguien. Y es que, sino, podemos caer en prácticas como el ‘curving’. Pero, ¿esto qué es?

El ‘curving’, básicamente, es una forma de rechazar a alguien sin decirlo directamente, sino dando excusas, evitando el contacto o mostrando poco interés. El término ‘curving’ viene de la palabra inglesa ‘curve’, que significa curva o desvío. Se refiere a la actitud de desviar o esquivar las propuestas o señales de la otra persona.

El ‘curving’ se diferencia del ‘ghosting’, que consiste en cortar la comunicación de forma abrupta y sin explicación. El ‘curving’ es más sutil y puede generar confusión y frustración en quien lo sufre. Algunos ejemplos de ‘curving’ son:

– Responder con monosílabos o mensajes cortos y fríos.
– No contestar durante horas o días y luego decir que se te olvidó o que estabas ocupado/a.
– No proponer planes ni mostrar interés por los que te proponen.
– No hacer cumplidos ni halagos, ni expresar afecto o atracción.
– Evitar el contacto físico o la intimidad.
– Hablar de otras personas que te gustan o con las que sales.

Descubre qué es el ‘cuckolding’, la práctica de la ‘infidelidad consentida’ cada vez más extendida

El ‘curving’ puede tener varias razones: falta de honestidad, miedo al compromiso, falta de autoestima, indecisión, etc. Sea cual sea el motivo, lo cierto es que es una forma de faltar al respeto y de hacer daño a la otra persona. Lo mejor es ser claro/a y sincero/a desde el principio y no jugar con los sentimientos ajenos. Si no te gusta alguien, díselo con educación y sin rodeos. Y si te hacen ‘curving’, no insistas ni te engañes: mereces a alguien que te valore y te corresponda.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Te contamos qué es el cloaking y si lo has sufrido alguna vez

Fuente:

Por último, esperamos que esta cabra te alegre el día: