Revelan uno por uno los 5 errores que se podrían haber evitado

Ha pasado ya un mes desde que el Titan, el sumergible operado por la empresa OceanGate, desapareció en su descenso para visitar los restos del Titanic. Durante cuatro días se vivió un auténtico drama mientras los equipos de salvamento buscaban el submarino a contrarreloj… pero, entonces, llegó la peor de las noticias: el vehículo había implosionado en las profundidades del mar.

Ahora que ya han pasado unas cuantas semanas, se tienen los restos del sumergible y se ha podido investigar todo al detalle, podemos saber con mayor detalle qué fue exactamente lo que falló en esa catastrófica exploración que le costó la vida a cinco personas.

Ha sido el medio estadounidense ‘New York Times’  quien ha elaborado una lista de cinco puntos que, según los expertos a cargo de la investigación, pudieron llevar al Titan a implosionar. Vamos a repasarlos.

La estructura del sumergible

Una de las principales observaciones hechas por expertos es la elección de la estructura interna del Titan, que tenía una forma de cápsula. Según el análisis, los sumergibles diseñados para soportar altas presiones en el fondo del mar suelen utilizar estructuras esféricas. La decisión de optar por la forma de cápsula se debió a su capacidad para transportar hasta 5 pasajeros, mientras que una estructura esférica solo permite acomodar a 3 personas, pero esto pudo haber influido en la resistencia del sumergible ante la presión marina.

Materiales ‘baratos’

Además, se reveló que en la construcción de ciertas partes de la cápsula, como el cilindro central, se utilizó fibra de carbono en lugar de titanio. Aunque la fibra de carbono es resistente, el titanio es un material mucho más confiable cuando se trata de soportar altas presiones bajo el agua. Esta decisión aparentemente se tomó debido a razones económicas, ya que el carbono es más asequible que el titanio.

Piezas incompatibles entre sí

Otro factor determinante fue el uso de una amalgama de piezas incompatibles en el diseño del Titan. Al combinar fibra de carbono con titanio, se presentaron problemas de expansión y compresión diferentes en los materiales, lo que debilitó las juntas y puso en peligro la integridad estructural del sumergible.

Problemas con el buque de transporte del sumergible

Adicionalmente, se cuestionó la seguridad del proceso de transporte del Titan. Para llevar a cabo las inmersiones, el batiscafo dependía del buque Polar Prince, que lo llevaba a la zona específica para iniciar las operaciones. Testigos afirman que la plataforma del buque se agitaba bruscamente durante el proceso, lo que podría haber afectado la estabilidad del sumergible.

Sin certificados de seguridad

Quizás el aspecto más alarmante fue la falta de un certificado de seguridad para el Titan antes de emprender las expediciones. El piloto, Stockton Rush, no obtuvo el certificado adecuado para este tipo de misiones arriesgadas, lo que generó preocupaciones sobre el cumplimiento de las medidas de seguridad necesarias.

En conjunto, estos errores podrían haber sido los causantes del trágico destino del Titan y sus ocupantes. La investigación pone en relieve la importancia de la rigurosidad en el diseño y construcción de equipos submarinos, especialmente cuando se trata de expediciones de alto riesgo. La seguridad debe ser siempre la máxima prioridad en cualquier operación marina para evitar consecuencias devastadoras como las que enfrentó el Titan.

Por último, os recomendamos que sigáis al canal de YouTube de ‘Yo controlo‘, donde encontraréis muchos vídeos divertidos hechos por nuestro equipo:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Mundo Deportivo.

Por último, esperamos que esta cabra te alegre el día: