Descubre el trastorno que podrías tener si hay algunos sonidos que te molestan

Todos estamos acostumbrados a vivir en nuestro día a día con numerosos ruidos y sonidos que son habituales y apenas nos damos cuentas. A nuestro alrededor pasan cosas constantemente y esas cosas generan un ruido que para algunas personas resulta especialmente insoportable. A lo largo de todos los tiempos se ha investigado mucho acerca de este tema y es que hay un trastorno que se repite en según qué gente.

La misofonía ha sido estudiada por distintas facultades

¿Te molesta cuando alguien sorbe sopa, mastica chicle o se come unos snacks? Si es así, puede que tengas un pequeño problema que se llama ‘misofonía’. Según un estudio publicado por la Current Biology, se llegó a la conclusión de que las personas que sufren misofonía sí tienen unas cuantas diferencias neuronales con el resto y que, a pesar de que esto genera mucho debate, está considerado como un trastorno por muchos especialistas.

Fue la Facultad de Medicina de Harvard quien determinó que la misofonía es una afección sufrida por aquellas personas que, ante sonidos tales como bostezar, masticar, roncar o respirar, su afección era negativa. Además, gracia a estos estudios se ha podido averiguar que los afectados por este trastorno padecen una anormalidad neurológica que altera su control emocional.

Una de las curiosidades que contiene este estudio es que se han establecido distintos grados de incomodidad. Dentro de los neutros se encuentra el sonido de la lluvia o el correr del agua, los desagradables pueden ser algunos como los gritos o el llanto de un bebé y los desencadenantes, que son algunos de los que más estrés producen, son la respiración agitada o el masticar comida.

Causa sudoración excesiva o aumento de la frecuencia cardiaca

Son los sonidos desencadenantes los que activan la actividad cerebral de las personas que padecen misofonía. Las consecuencias son muy comunes y es que pueden causar una sudoración excesiva o el aumento notorio de la frecuencia cardiaca. Eso sí, por el momento, no tiene un reconocimiento oficial de las clasificaciones de trastornos psiquiátricos aceptadas internacionalmente.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: Rolloid

Por último, esperamos que este erizo te alegre el día:

error: