Viajaron a Turquía para un tratamiento dental que acabó «arruinándoles la vida»

Jade y Kelly Tushingham es una pareja que, el pasado mes de septiembre, viajaron a Antalya (Turquía) para someterse a un tratamiento dental conocido como ‘Turkey teeth’ en que se tallan los dientes de la persona, dejándolos muy pequeños, y se les añade una funda de cerámica. El precio que pagaron en total fue de 4.240 libras (es decir, casi 5000 euros).

Todavía sienten dolor

Tras esperar cinco horas en la recepción, les pusieron unas fundas temporales en espera de las definitivas, pero todo acabó siendo un infierno. Empezaron a dolerles las fundas y sus dientes parecían «de caballo».

Cuando volvieron a la clínica, todo empeoró. «El procedimiento fue horrible, había sangre por todas partes», decía Jade. Al volver al Reino Unido, el dolor no había acabado y se pusieron en contacto con el centro. «No sabíamos qué hacer. Parecía que nada nos iba a quitar el dolor«.

Aconsejan que nadie se lo haga

Los antiinflamatorios y los relajantes que les recomendaron sirvieron de poco, y no encuentran a ningún dentista que les quiera ayudar: «Nunca se lo recomendaríamos a nadie», confiesan ahora. «Nos ha costado muchísimo dinero y ha sido un infierno«.

«Todavía sentimos dolor constantemente (…). Fue horrible ver que nuestros dientes habían pasado a ser casi nada y muy doloroso. Además, fue un proceso muy largo, desde las 9 de la mañana hasta las 6. Estábamos en habitaciones separadas y lloraba del dolor», ha expresado Jade. La pareja aún tiene problemas para comer y beber a raíz del dolor y solo se alimentan a base de puré y sopas. Tienen que evitar la comida caliente y fría por el dolor, y a menudo toman analgésicos.

Y a vosotros, ¿qué os ha parecido esta historia? ¿Os plantearíais haceros este tratamiento u os echan para atrás los riesgos asociados a él?

Fuentes: ladbible – yahoo

Por último, esperamos que esta cabra te alegre el día: