Te contamos qué es el ‘love bombing’ y cómo saber si estás sufriéndolo

El ‘love bombing’ es una forma de manipulación emocional que consiste en demostrar un amor excesivo y abrumador a otra persona, con el fin de ganarse su confianza y controlarla. Esta técnica se usa tanto en las sectas como en las relaciones personales tóxicas, y puede tener consecuencias negativas para la autoestima y la salud mental de la víctima.

En este artículo te explicamos qué es el ‘love bombing’, cómo se desarrolla en las diferentes fases de una relación y cómo puedes evitar caer en esta trampa.

Couple Love GIF by Sony Music Colombia

¿Qué es el ‘love bombing’?

El término ‘love bombing’ fue acuñado en los años 70 por los miembros de la Iglesia de la Unificación, una secta que utilizaba esta estrategia para captar a nuevos adeptos. El concepto fue popularizado más tarde por varios psicólogos y antropólogos que lo aplicaron también al ámbito de las relaciones interpersonales.

El ‘love bombing’ es una forma de manipulación que consiste en bombardear a otra persona con muestras de amor y afecto desproporcionadas y constantes, como halagos, regalos, atenciones, mensajes, llamadas, etc. El objetivo es crear un vínculo fuerte y rápido con la otra persona, haciéndola sentir especial, querida y valorada.

Sin embargo, detrás de este comportamiento aparentemente romántico y bienintencionado se esconde una intención oculta: la de enganchar al otro y hacerlo dependiente emocionalmente, para luego poder controlar sus pensamientos, sentimientos y acciones. El ‘love bombing’ es una forma de abuso psicológico que puede derivar en violencia física o verbal.

¿Cómo se desarrolla el ‘love bombing’?

El ‘love bombing’ se suele dar en las primeras etapas de una relación, cuando todavía no hay una confianza o un compromiso establecidos. El manipulador se muestra como una persona encantadora, generosa, atenta y cariñosa, que parece estar enamorada perdidamente de su pareja. Le hace creer que ha encontrado a su alma gemela, que son el uno para el otro y que nadie los va a separar.

La víctima se siente halagada y atraída por este amor tan intenso y apasionado, y empieza a confiar ciegamente en su pareja. Sin embargo, poco a poco el manipulador empieza a cambiar su actitud: se vuelve más exigente, celoso, posesivo y crítico. Le pide a su pareja que cambie ciertos aspectos de su personalidad, que renuncie a sus amigos o familiares, que le dé acceso a sus redes sociales o teléfono, que le rinda cuentas de todo lo que hace o dice, etc.

Si la víctima se resiste o se muestra descontenta con estas demandas, el manipulador usa la culpa, el chantaje emocional o las amenazas para hacerla ceder. Le dice cosas como «si me quisieras de verdad harías esto por mí», «nadie te va a querer como yo te quiero», «si me dejas me mato», etc. También alterna momentos de amor con momentos de indiferencia o enfado, creando una confusión y una inseguridad en la víctima.

Break Up Love GIF by Ananya Birla

La víctima se siente atrapada en un ciclo de amor-odio, donde no sabe qué esperar de su pareja ni cómo actuar para complacerla. Empieza a dudar de sí misma, de su autoestima, de su capacidad de decisión y de su realidad. Se siente culpable, angustiada y sola. Pierde su identidad y su libertad.

¿Cómo evitar el ‘love bombing’?

El ‘love bombing’ es una forma de manipulación muy sutil y difícil de detectar al principio, ya que se confunde con el enamoramiento normal. Sin embargo, hay algunas señales que pueden alertarnos de que estamos ante un posible caso de ‘love bombing’:

  • La relación avanza demasiado rápido: la otra persona quiere formalizar el compromiso, convivir o casarse en poco tiempo, sin conocerse bien.
  • La otra persona idealiza o idolatra a su pareja: le dice que es perfecta, que no tiene defectos, que es la mejor persona del mundo, etc.
  • La otra persona se muestra excesivamente atenta y detallista: le hace regalos caros, le envía mensajes constantes, le llama varias veces al día, le hace sorpresas, etc.
  • La otra persona quiere pasar todo el tiempo con su pareja: le pide que deje de lado sus hobbies, sus amigos, su trabajo o sus estudios para estar con ella.
  • La otra persona se muestra posesiva y celosa: le pregunta constantemente dónde está, con quién y qué hace, le revisa el teléfono o las redes sociales, le prohíbe hablar con ciertas personas, etc.
  • La otra persona usa la culpa o el chantaje emocional: le dice que si no hace lo que quiere es porque no la quiere, que la va a dejar si no cambia, que va a sufrir si la pierde, etc.

Si detectamos alguna de estas señales en nuestra relación, lo mejor es poner distancia y buscar ayuda profesional. No debemos dejarnos engañar por las falsas muestras de amor ni por las promesas de cambio. Debemos recordar que el amor verdadero se basa en el respeto, la confianza, la comunicación y la libertad, y que nadie tiene derecho a manipularnos ni a hacernos daño.

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Por último, esperamos que este erizo te alegre el día:

error: