¿Crees que el humano tiene cinco sentidos? ¡Te equivocas!

Tradicionalmente, se ha afirmado que los seres humanos tienen cinco sentidos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Estos sentidos nos permiten percibir y comprender el mundo que nos rodea a través de diferentes estímulos sensoriales.

Esto nos lo han enseñado así desde que somos bien pequeños y, la mayoría, hemos crecido con esa idea en la cabeza. Pero claro, esa simplificación es algo que va perfectamente para hacernos una idea global de cómo entendemos lo que entendemos del mundo, pero no si queremos una aproximación más científica y precisa a ello. Y es que la realidad, como suele ser habitual, es bastante más compleja.

Los sentidos «básicos»:

  1. Vista: El sentido de la vista nos permite percibir la luz y las imágenes a través de los ojos. Es uno de los sentidos más importantes, ya que nos brinda información sobre el mundo que nos rodea. La retina en la parte posterior del ojo convierte la luz en señales eléctricas que el cerebro interpreta como imágenes.
  2. Oído: El sentido del oído nos permite percibir los sonidos y el equilibrio. El oído externo captura las ondas sonoras y las dirige hacia el oído medio, donde se amplifican y se transmiten al oído interno. Allí, las células ciliadas convierten las vibraciones en señales eléctricas que son procesadas por el cerebro y percibidas como sonidos. El oído interno también es responsable de nuestro sentido de equilibrio, ya que contiene estructuras como los conductos semicirculares que detectan los cambios en la posición y el movimiento de la cabeza.
  3. Olfato: El sentido del olfato nos permite percibir los olores. En la parte superior de la cavidad nasal se encuentran las células olfativas, que contienen receptores especializados para detectar diferentes sustancias químicas en el aire. Estos receptores envían señales al cerebro, que interpreta las diferentes combinaciones de olores y nos permite identificar y distinguir entre ellos.
  4. Gusto: El sentido del gusto nos permite percibir los sabores. En la lengua se encuentran las papilas gustativas, que contienen receptores para los diferentes sabores básicos: dulce, salado, amargo, ácido y umami. Estos receptores envían señales al cerebro, que interpreta las combinaciones de sabores y nos permite disfrutar y distinguir los alimentos.
  5. Tacto: El sentido del tacto nos permite percibir las sensaciones físicas, como el contacto, la presión, la temperatura y el dolor. Los receptores táctiles se encuentran en la piel y transmiten información al cerebro a través de las terminaciones nerviosas. Esto nos permite experimentar sensaciones placenteras, identificar objetos y detectar posibles daños o lesiones en nuestro cuerpo.

See Found Footage GIF by Eternal Family

Sin embargo, la idea de que solo tenemos cinco sentidos es una simplificación. En realidad, los científicos reconocen que tenemos más de cinco sentidos. Algunos ejemplos de sentidos adicionales incluyen:

  1. Sentido de equilibrio (vestibular): Nos permite mantener el equilibrio y la orientación espacial, cosa bastante importante si no queremos ir arrastrándonos por la calle cada vez que salimos a comprar el pan.
  2. Sentido de la propiocepción: Nos da conciencia de la posición y el movimiento de nuestro cuerpo, permitiéndonos tener coordinación y control muscular. Esa sensación de «sé donde está mi mano aunque no la estoy viendo».
  3. Sentido de la temperatura: Nos permite percibir el calor y el frío, cosa bastante importante para nuestra supervivencia. Imagínate caer en un volcán activo y no sentir el calor, quedarte nadando en la lava y acabar carbonizado; sería terrible.
  4. Sentido del dolor (nocicepción): Nos alerta de posibles daños o lesiones en el cuerpo. Es un sistema de alerta para saber que, quizá, necesitamos ayuda médica.
  5. Sentido del tacto profundo (presión y vibración): Nos permite sentir la presión y las vibraciones en la piel.

Además, hay otros sentidos más especializados que algunos científicos consideran, como el sentido del tiempo, el sentido de la interocepción (percepción de las señales internas del cuerpo) y el sentido magnético (algunas especies de animales pueden detectar campos magnéticos, como las aves migratorias).

En resumen, aunque comúnmente se mencionan cinco sentidos principales, en realidad tenemos muchos más, y cada uno juega un papel importante en nuestra percepción y comprensión del mundo que nos rodea.

Por último, os recomendamos que sigáis al canal de YouTube de ‘Yo controlo‘, donde encontraréis muchos vídeos divertidos hechos por nuestro equipo:

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Por último, esperamos que este erizo te alegre el día:

error: