La reseña más surrealista dejada al restaurante de MasterChef

Ya sabéis que en esta página somos muy fans de las reseñas de restaurantes. En sitios como Google o TripAdvisor hemos podido leer cosas verdaderamente surrealistas y hoy, como ya os hemos adelantado en el título, estamos ante uno de esos días.

De todas las cosas locas que hemos leído, la de hoy puede estar bastante cerca de llevarse la palma. Y es que lo mínimo que deberíamos hacer para criticar un restaurante… es haber ido a dicho restaurante. Y es es algo que Trini, una clienta descontenta, dejó bastante claro en una reseña dedicada a uno de los restaurantes de Masterchef.

A la mujer no le hizo falta pisar el establecimiento para saber que tenía que criticarlo, pero lo mejor de todo es la surrealista historia de por qué no llegó a pisarlo. Es que es de capítulo de ‘La que se avecina’.

El restaurante de Schrödinger

La protagonista de la historia, según relata, viajó a Madrid para disfrutar del restaurante, pero todo fueron ‘desgracias’ desde que puso un pie en el mismo. «Al entrar no encontramos a Pepe, Samantha y Jordi. No había ninguno ni ningún exconcursante», detalló la principio de su largo texto. 

En ese momento, ella aseguró sentirse «triste y nerviosa y angustiada» ya que había viajado desde Ceuta para poder disfrutar de ese momento. Pero eso no fue lo peor de todo. Y es que, como según ella misma explicó, realmente nunca llegó al restaurante porque se equivocó de dirección y acabó en un restaurante distinto.

Y ahora os preguntaréis: ¿Por qué no buscó la dirección correcta y fue hasta el restaurante que tocaba? Pues porque, por lo visto, tampoco es que le gustase el programa. Lo sé, en este punto nada tiene sentido ya.

El calvario, lejos de acabar ahí, siguió con un surtido de malestares: «Me dio un espasmo y la visión me dijo de ir», aunque luego especificó algo de una ‘mala visión para acabar diciendo que se volvió a Ceuta.

¿Se acabó ahí su calvario? Pues para nada: según ella, desde entonces, se encuentra en tratamiento psicológico ya que llevaba «tres días sin dormir queriendo olvidar lo mal que lo pasó». En el mensaje, como podréis comprobar, se despide con una bendición.

El propietario del restaurante contestó de la mejor forma que pudo, intentando aclarar un poco la surrealista confusión y deseándole lo mejor a la mujer tras lamentar su experiencia «y las secuelas sufridas».

La publicación, compartida por la cuenta de Twitter @SoyCamarero, ya supera las 152.000 visualizaciones y acumula miles de ‘me gusta’. En la zona de comentarios, como cabría esperar, la gente no entiende nada de lo que está ocurriendo.

A vosotros, ¿qué os ha parecido todo esto?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: 20 minutos.

Por último, esperamos que este erizo te alegre el día:

error: