El desagradable cartel de bienvenida que se encontró una mujer que se acababa de mudar

Ya sabéis que en esta página somos unos grandes aficionados al mundo de los carteles. Cualquier cosa escrita sobre un trozo de papel y enganchada a una pared es susceptible a que nos guste… y más cuando implica a comunidades de vecinos de por medio. A nosotros, cuanto más se asemeja la vida real a ‘La que se avecina’, mejor.

Es por eso que, cuando nos topamos con algún cartel/situación rara en dada en una comunidad de vecinos, no dudamos en traérosla y, cuando se trata de toparse con este tipo de cuestiones, no hay nada como Twitter.

Y es que en la red social del pajarito azul podemos encontrar historias como la de @melissa7vb, una usuaria que compartió la «bienvenida» que le dieron unos vecinos a las pocas horas de mudarse a su nuevo apartamento.

Una bienvenida poco halagüeña

“Me acabo de mudar y mis vecinos prometen”, escribió la afectada en un post en el que, como podréis comprobar, adjuntó dos imágenes más: una del cartel que se encontró puesto en el rellano, y otro del que dejó ella en respuesta. Ninguno de los dos tiene desperdicio.

El cartel dejado por uno de los vecinos en la zona común reza lo siguiente: “Esto no es un guardamuebles. No se puede ni acceder a los buzones. Haga usted el favor de no volver a dejar tanta cosa. Lo deja en su casa o en otro lugar pero no aquí”; un mensaje bastante antipático, sinceramente.

Ella, a pesar de acabar de mudarse al edificio y a riesgo de generar un poco de ‘mal rollo’, decidió contestar de una forma que solo puede calificarse de ‘acertadísima’: “Evidentemente no hemos dejado ahí nuestras cosas por gusto. Hay una cosa que se llama ‘empatía’ y otra que se llama ‘mudanza’. Sentimos que carezca de la primera y no comprenda la segunda”.

Y, como toda buena respuesta, está rematada con una buena dosis de ironía: “Sentimos que no haya podido acceder a su buzón durante casi 24 horas completas, que es lo que hemos tardado en quitar las cosas, ha tenido que ser difícil de llevar. Un saludo y gracias por la bienvenida”.

En otra serie de publicaciones, la usuaria explicó que el espacio ‘en conflicto’ era la zona del hueco de la escalera en la que, como ya os podréis imaginar, no interfería con la circulación de la zona común: “que no se usa para nada ni es zona de paso, y que a los buzones de podía acceder, solo que un poco de lado”.

A vosotros, ¿qué os parecen este tipo de situaciones?

Si os ha gustado este artículo recordad que más abajo podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: El Huffpost.

Por último, esperamos que esta cabra te alegre el día: